Tu Reclutamiento

  1. Reclutamiento interno.

Este reclutamiento busca cubrir una plaza laboral mediante promociones dentro de la misma empresa, brindándole la oportunidad a un empleado de la misma empresa o imprimiendo en éste mayores responsabilidades o nuevos retos en su área o en otra.

  1. Reclutamiento externo.

Aquí es cuando se busca cubrir el puesto de trabajo con alguien fuera de la compañía, esto sucede por varias razones; como, por ejemplo, se puede estar buscando una profesión específica, dado que las tareas a realizar requieren de un especialista.

  1. Reclutamiento mixto.

Aquí se toman en cuenta las dos opciones para cubrir una plaza, ya sea promover a alguien interno o buscar a una persona fuera de la empresa.

Estas son las 3 fuentes de reclutamiento que debe incluir la planeación estratégica de una empresa:

  1. Las fuentes internas:

No es una novedad que tu empresa puede encontrar a los mejores empleados dentro de la propia organización. Cuando surge una vacante, se le puede dar al empleado que ya está en la nómina. Las fuentes internas podrían ser: la promoción, transferencia del empleado de una empresa a otra y en ciertos casos degradación.

Cuando se asigna un puesto más alto a un empleado que lo merece, se motiva a todos los demás empleados de la organización a trabajar duro pero por supuesto, para que esto ocurra el equipo de recursos humanos debe informar a todos dicha vacante mediante publicidad interna.

Tomar en cuenta las fuentes internas de contratación es importante para tu empresa porque permite aumentar la moral de los empleados, disminuye la posibilidad de errores en la contratación, promueve la lealtad , fomenta el autodesarrollo en los empleados, disminuye los costos en planes de formación y evita que el equipo de reclutamiento tome decisiones apresuradas, ya que los empleados existentes ya están bien probados y se puede confiar en ellos.

  1. Las fuentes externas

Todas las organizaciones tienen que utilizar fuentes externas para la contratación de puestos superiores cuando los empleados existentes simplemente no son los adecuados. Además, es completamente normal que se necesiten más personas cuando se emprenden expansiones.

Las fuentes de contratación externas son útiles para dar un nuevo aire y traer nuevos perfiles y experiencias a la empresa. Bien sea porque el negocio está en crecimiento y se necesita aumentar la plantilla para cubrir con todas las tareas; o porque se ha sufrido algún tipo de baja en el equipo.

Es probable que ya estés familiarizado con muchas fuentes de reclutamiento de contratación externas como las bolsas de trabajo en línea, las instituciones de educación en el sector, asociaciones comerciales, conferencias y eventos, ferias de empleos, agencias de colocación, ex empleados, aspirantes anteriores, empresas rivales, medios de comunicación o redes sociales como LinkedIn, Twitter o Facebook.

Incluir en tu estrategia de contratación las fuentes externas de reclutamiento es importante porque proporciona un grupo de candidatos más amplio y diverso, aporta nuevas ideas y habilidades a la empresa, proporciona y fomenta tu cultura como empleador, permite llenar tu cartera de talentos para su consideración en el futuro y disminuye las posibilidades de favoritismo en el lugar de trabajo.

  1. Fuentes mixtas

Las fuentes de contratación mixtas son una síntesis de las anteriores. La mayoría de los negocios aplican esta alternativa porque incentiva la competitividad de los trabajadores internos, al mismo tiempo que atrae nuevos talentos para la empresa.

Por lo general, es recomendable que se recurra a esta modalidad no en una búsqueda en paralelo, sino en etapas. De esta forma, la empresa puede cubrir vacantes con fuentes internas y acudir a externas cuando las necesidades del negocio no logran ser cubiertas con la primera opción.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CONOCE LAS POLÍTICAS DE PRIVACIDAD