Trata de establecer una buena relación con el entrevistador

Ten presente que quien te entrevista es también una persona, con sus problemas, sentimientos, gustos, etc., y no solo alguien que te hace preguntas. Procura ver al entrevistador como alguien que te agrada y te cae bien. Muéstrate como una persona cordial, amable y competente y no te vayas a ningún extremo: ni demasiado charlatán ni demasiado callado, por ejemplo. Adopta un apropiado término intermedio. Procura sonreír cuando sea apropiado, pero no uses sonrisas falsas. Habla en el mismo tono de voz que está utilizando el entrevistador. Si él o ella usa un tono de voz tranquilo y suave, utiliza ese mismo tono. Si haces esto causarás una mejor impresión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CONOCE LAS POLÍTICAS DE PRIVACIDAD