Qué hacer después de la entrevista

Pues sí, todavía hay cosas que hacer tras ser entrevistado. Lo primero es salir agradeciendo la entrevista, estrechando la mano del reclutador y mostrando una actitud positiva, igual que la mostrada al saludarle por primera vez. Cuando nos hayamos relajado y tengamos algo de tiempo, es bueno repasar todo el proceso, apuntar aquellas preguntas que nos hayan sorprendido y que quizás no pudimos responder lo suficientemente bien, y reflexionar sobre las cosas que podríamos mejorar.

Gracias a este análisis podremos identificar nuestras fortalezas y debilidades de forma que si nos llaman para una segunda entrevista podamos ofrecer respuestas que nos favorezcan y sobre todo, que cada vez que vayamos a una nueva entrevista, estaremos mejor preparados y más seguros, algo que sin duda se transmite al entrevistador.

Al día siguiente podemos redactar una carta de agradecimiento o una nota, que demuestre que estamos agradecidos por la entrevista, el tiempo e interés que nos han dedicado. Si es algo sincero y no lo copiamos del primer sitio de internet que encontremos, puede marcar una diferencia en la mayoría de procesos de selección.

Se recomienda que no llamemos al entrevistador para preguntarle por el resultado de la entrevista, ni que tampoco llamemos a la empresa para preguntar como va el proceso de selección. Esto puede convertirse en algo negativo, por lo que deberemos tener en cuenta si hablamos de empresas grandes a las que se presentaron muchos candidatos o se trata de una empresa pequeña con la que pueda existir “mayor cercanía”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CONOCE LAS POLÍTICAS DE PRIVACIDAD