PREGUNTAS CLÁSICAS DE TU ENTREVISTA

¿Cuáles consideras que son tus puntos fuertes?

En esta pregunta se pretende que defiendas por qué eres mejor que otros candidatos. Qué peculiaridades te pueden hacer resaltar, siempre pensando en el puesto, frente a otras personas con formación o experiencia similar en la posición.

Habla de tu experiencia y demuéstrala con ejemplos. Haz ver cómo esas habilidades adquiridas ayudaron a conseguir los objetivos en el anterior puesto, de la empresa, etc. Puedes poner un ejemplo de cómo ayudaste a resolver una situación crítica, propusiste una mejora y la llevaste a cabo o diseñaste algo que la empresa necesitaba y que desencadenó en la optimización de un proceso.

¿Cuáles crees que son tus debilidades?

Ser el candidato perfecto es imposible. Lo saben los empleadores y lo sabe también tu madre. Así que aquí toca ser honesto de una forma controlada.

El tono positivo en este punto es importante puesto que se va a dar un aspecto negativo de nosotros mismos. Acompañar la descripción de una debilidad de una solución o de cómo te las ingenias para salvar esa dificultad es tener la capacidad de revertir esa falta. Los entrevistadores valorarán el saber analizarse con mirada crítica para ser capaz de mejorar. Desvelar una actitud inflexible y carente de autocrítica hace sospechar al más pintado.

¿Por qué deberíamos contratarte?

Esta pregunta se puede responder en diferentes partes. En primer lugar dejar claro por qué te ajustas a los requisitos del puesto. A continuación se puede poner algún ejemplo sobre alguno de ellos y por último afirmar que eres una persona con iniciativa, que asume responsabilidades y se implica en el logro de objetivos tanto personales como de la empresa.

¿Porqué quiere dejar su actual compañía?

Aquí hay que evitar hacer comentarios negativos sobre la anterior compañía ya que durante la entrevista hay que mantener un tono positivo y elegante. Si se critica la empresa hay que ir más bien hacia el  “no eres tú, soy yo”  y centrarse en las ganas de cambiar, de hacer algo distinto, afrontar nuevos retos, tener experiencia en otros lugares con otros sistemas y cultura de empresa.

¿Tienes alguna pregunta?

Este es un momento perfecto para demostrar tu motivación. Te recomendamos que no la dejes sin contestar con un “todo está claro”. Puedes aprovechar para demostrar de nuevo tu interés por la marcha de la compañía en el sentido de preguntar cuáles son los próximos desafíos a los que se enfrenta o relacionados con el puesto, por ejemplo cómo es el equipo en el que trabajarás.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CONOCE LAS POLÍTICAS DE PRIVACIDAD