Piensa positivamente

  • No pidas el puesto como si fuera una limosna
  • No digas que necesitas terriblemente el trabajo
  • No critiques a pasados empresarios
    Ejemplo: No digas, “acabo de terminar mis estudios y no tengo experiencia profesional” enfocado de otra manera la respuesta correcta sería “estoy disponible para trabajar y dispuesto/a a poner en práctica todos los conocimientos que he adquirido en mis estudios

    Haz preguntas

  • Sobre las posibilidades de promoción, la empresa o el puesto de trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CONOCE LAS POLÍTICAS DE PRIVACIDAD