Las 4 partes de una carta de recomendación laboral

1. Identificación

¿A quién va dirigida? En el mejor de los casos, si conoces el nombre del reclutador infórmalo a la persona que te recomienda para que pueda personalizarla. De lo contrario deben dirigirla al departamento de Recursos Humanos o empresa encargada del proceso de selección. Al ser una comunicación formal deben usarse los tratamientos de cortesía que correspondan.

También debe contener los datos de la persona que la escribe. Además de su nombre es importante que mencione su puesto en la empresa donde trabaja. En el caso de una carta firmada por un profesor, debe indicar su rango, facultad y cátedra a su cargo.

El siguiente es un modelo de introducción:

“Mi nombre es Pedro López y soy profesor titular de la cátedra de Sistemas de Instalaciones, en la facultad de arquitectura de  Tal Universidad”.

Otro ejemplo puede ser:

“Soy Verónica García, directora de Finanzas de la empresa Century 21”.

2. Marco de referencia

Una vez hecha la introducción, quien escribe la carta debe explicar en que contexto te conoció. Para ello es útil mencionar el puesto y funciones que desempeñaste cuando trabajaron juntos. Por ejemplo:

“Tuve el placer de trabajar con Ana Pérez en la empresa Century 21, cuando desempeñó el cargo de Ejecutiva de Cuentas. Como su superior inmediato doy fe de su incuestionable desempeño profesional. Fue responsable de la gestión de cuentas de los dos principales clientes de la compañía. Los resultados hablan por sí solos. La facturación de los clientes manejados por Ana se incrementó en un 17 % y la agencia recibió tres premios creativos.”

Asimismo, es conveniente hacer mención de tus habilidades personales más destacadas y relacionadas con el puesto al que te postulas:

“Ana Pérez tiene una clara vocación de servicio al cliente y destacadas habilidades para el trabajo en equipo. Es una persona muy planificada y altamente resolutiva. Estas características le permiten gestionar de manera eficiente el trabajo bajo presión con resultados excepcionales”.

3. Recomendación

El paso lógico después de reconocer tus cualidades profesionales es expresar tu apoyo a la candidatura. La mejor forma de hacerlo es resaltando los beneficios que podría obtener cualquier empresa al contratarte. No se trata de detallar cifras o datos que se desconocen, sino de manifestar su voto de confianza:

“Estoy plenamente convencido de que Ana Pérez aportará valor en cualquier reto profesional que asuma. No cabe la menor duda de que trabajará con ustedes con la misma entrega y pasión demostrada durante su estadía Century 21. Recomiendo sin ningún tipo de reservas a la licenciada Pérez para el puesto de Ejecutiva de cuentas, pues reúne con creces los conocimientos y experiencia requeridos”.

4. Cierre

La carta de recomendación debe finalizar con una invitación a contactarte en caso de necesitar cualquier información adicional. La siguiente frase es una fórmula bien aceptada:

“Quedo a su disposición para aclarar cualquier duda o ampliar la información que necesite. Puede localizarme a través del teléfono (número) o por email (dirección)”.

Carta de recomendacion

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CONOCE LAS POLÍTICAS DE PRIVACIDAD