La importancia de la entrevista de trabajo

Aunque sea un profesional dentro del área de selección de personal tengo que enfrentarme inevitablemente a una entrevista cada vez que deseo realizar un cambio de trabajo o simplemente cogerle el pulso a la actividad laboral. Siempre acudo con la idea de que el simple hecho de hacerla es bueno por sí mismo. Puedo enriquecerme profesionalmente y también como persona. Y sé que incluso en esto la experiencia es un grado. No considero una entrevista como un examen, aunque sé que lógicamente se valorará mi experiencia profesional, los rasgos de mi personalidad e incluso mi apariencia. Mi objetivo es encontrar aquel lenguaje común con el entrevistador/a que nos permita negociar. No debo sentirme intimidado. Mi seleccionador/a tal vez sea mayor que yo o tenga más experiencia, pero sé que el “buen profesional” me tratará de igual a igual. De esta forma intentará conseguir que me confíe y obtener así más y mejor información sobre mí. Mi actitud frente al él/ella siempre es mesurada y correcta. A veces mi deformación profesional me puede hacer llegar a pensar que está planteando mal las preguntas, que peca de ambigüedad o deja translucir cierta inexperiencia, pero nunca permito que estas impresiones se perciban. El entrevistador/a tiene capacidad de decisión en esta fase y no olvido que puede ser mi pasaporte para el puesto deseado.

Unknownñ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CONOCE LAS POLÍTICAS DE PRIVACIDAD