ENTREVISTAS DE PERSONAL

¿PARA QUÉ SIRVE LA ENTREVISTA?

  • Para profundizar en la información que ya se tiene de la persona candidata a través de su currículum previo.
  • Para comprobar si el estilo personal de la persona candidata (actitud, motivaciones, personalidad, habilidades, experiencia, etc.) coincide con lo que la empresa espera.
  • Para que el entrevistador/a se asegure que la persona candidata es idónea para el puesto vacante.
  • Para que la persona candidata valore si este empleo le conviene y le interesa.

En definitiva, los objetivos del entrevistador son averiguar si eres adecuado para el puesto y descubrir si SABES, PUEDES Y QUIERES ocupar ese puesto, por lo tanto, la entrevista es una buena oportunidad para convencer al entrevistador de que tú eres la persona más idónea para ese puesto.

TIPOS DE ENTREVISTA

  • La entrevista de preselección: suele ser una entrevista corta, se utiliza cuando hay muchos candidatos y es necesario realizar una fuerte criba.
  • La entrevista en profundidad es una entrevista extensa en la que se ahonda en multitud de aspectos, muchos de ellos personales.
  • La entrevista tipo estrés de choque, trata de probar al candidato para ver cómo actúa ante situaciones especialmente tensas, observando aspectos sobre seguridad en unos mismo, discreción, etc.

ESTRUCTURA DE LA ENTREVISTA

No debes pensar que van a hacerte unas preguntas necesariamente o que van a seguir un guión determinado porque no hay dos entrevistas iguales ya  que cada una va a tener un contenido o una profundidad diferente en función de lo que el empresario busque.

  • Algunas veces las entrevistas son individuales y otras veces en grupo.
  • Pueden ser más formales o realizarse en un ambiente más cercano.
  • En ocasiones el seleccionador dirige la entrevista realizando preguntas continuamente y en otras permite que seas tú quien más hable…

No obstante, generalmente la entrevista acostumbra a estar dividida en diversas fases:

  • Introducción
    • recepción
    • saludo y presentaciones
    • conversación introductoria
    • aclaraciones respecto la entrevista
  • Desarrollo. Preguntas sobre:
    • la formación y los estudios
    • la experiencia profesional
    • las cuestiones personales
    • las condiciones laborales deseadas
  • Cierre
    • aclaración de dudas
    • despedida

ANTES DE LA ENTREVISTA: LA PREPARACIÓN

Antes de acudir a una entrevista, es conveniente:

  • Informarse sobre la empresa en cuestión y su sector. Puede ser muy útil consultar la página web de la empresa, así como catálogos, folletos publicitarios o preguntar a familiares o conocidos que trabajen allí, etc.
  • Repasar bien su currículum y la carta de presentación enviadas en el momento de solicitar el empleo, porque son los documentos que el entrevistador/a tendrá como referencia para formular las preguntas.
  • Acudir al autoanálisis y a tu propio Proyecto Profesional, esos datos sobre ti mismo son los que el entrevistador tratará de indagar. Practicar el autoanálisis te permitirá ir más confiado a la entrevista. Si has sabido detectar antes tus puntos fuertes y tus puntos débiles, podrás salir más airosos de una entrevista. Hay que tener claro el objetivo Profesional a corto y medio plazo y cuale son nuestras cualidades, destrezas y conocimientos relacionados con el puesto . Para ello es muy útil hacerte las siguientes preguntas antes de la entrevista:
    • ¿Cuáles son mis cualidades para aspirar a este puesto, tomando en consideración las DESTREZAS Y CONOCIMIENTOS?
    • ¿Qué puedo mejorar?
    • ¿Qué me distingue de los otros?
    • ¿Cuáles son mis objetivos en corto y medio plazo?
    • ¿En qué puedo ser el mejor interlocutor para la persona que me entrevista?
    • ¿Por qué me interesa esta empresa más que otras?
    • ¿Qué le puedo aportar a la empresa en términos de destreza e ingenio?
    • ¿A partir de qué elementos concretos fundamento mis aspiraciones financieras?
  • Preparar la forma de explicar la trayectoria formativa y profesional (estudios, titulaciones, tareas profesionales, empresas, cambios, éxistos, fracasos, proyectos futuros, motivaciones, intereses y objetivos) de manera coherente y positiva.
  • Preparar con atención las respuestas a preguntas personales, porque son de difícil improvisación (motivaciones, intereses, actitudes, etc.) Para hacerlo, hay que tener muy claro cuáles son las competencias adecuadas al puesto de trabajo.
  • Practicar la entrevista con otras personas.

Es la persona candidata quién tiene que facilitar la tarea al entrevistador/a y no esperar que sea él quien deduzca los motivos por los cuales le han de contratar, lo que puede aportar al puesto de trabajo, etc.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CONOCE LAS POLÍTICAS DE PRIVACIDAD