El momento de la entrevista

Saluda al entrevistador con una fórmula convencional.
Siéntate derecho. Sentarse al borde de la silla suele denotar inseguridad, y hacerlo repantigado, falta de respeto.
No seas el primero en extender la mano, espera a que tomen la iniciativa ellos.
Saluda con un apretón de manos y sonríe, mirándole a los ojos
No te sientes hasta que te lo digan
No tutees si no te lo indican
Estáte atento y simpático
Evita ponerte nervioso y, si lo haces, evita los gestos que lo demuestran (morderse las uñas, golpear con el boli en la mesa, agitarse en el asiento…)
No fumes
No interrumpas
Mira al entrevistador a los ojos, pero sin intimidar
Deja que él tome la iniciativa
No hables demasiado, ni demasiado poco. En el equilibrio está la virtud.
Cuida tu lenguaje
No peques de agresivo ni de sensiblón
No te aproximes mucho a él
No pongas los codos encima de la mesa del entrevistador
No cruces los brazos, puede parecer que estás a la defensiva

images-2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CONOCE LAS POLÍTICAS DE PRIVACIDAD