Consejos para ser un buen entrevistador

 

  • Estudiar al candidato. Una vez tengamos definido el puesto de trabajo, es fundamental que estudiemos al candidato. El paso previo a la entrevista es leerse detenidamente el currículum del candidato conocer de su perfil profesional. Uno de los errores más graves del personal de recursos humanos es realizar una entrevista sin haberse leído previamente el CV del candidato.
  • Preparar las preguntas con antelación. También hay que determinar qué competencias  son necesarias para el puesto, para  poder así, escoger preguntas que nos lleven a evaluar dichas competencias (p.e. autonomía, trabajo en equipo, etc.). Esto permitirá agilizar la entrevista y evitar posibles silencios incómodos.
  • Una vez en la entrevista, es importante tranquilizar al candidato. Una forma de hacerlo es preguntándole algo trivial como si ha llegado bien o cómo está.
  • Adapta la entrevista a cada candidato. No todos los candidatos son iguales, por tanto, ¿Por qué realizar todas las entrevistas de la misma forma? Es aconsejable tener unas preguntas base, pero conviene adaptar el diálogo a cada candidato según se vaya desarrollando la conversación.
  • Busca incidentes críticos en su conversación. Una vez identificadas las competencias, en la entrevista es el momento de preguntarle por situaciones en las que el candidato hubiese puesto a prueba dichas competencias. Es muy importante conocer qué pensó, qué hizo o cómo se sintió en determinadas situaciones para conocer mejor como actúa en contextos similares a los que se podría encontrar en nuestra organización.
  • Fíjate en la comunicación no verbal. Observa sus gestos, su forma de hablar, su ropa, su puntualidad. Este punto es importante, pues una persona que evita contestar algunas preguntas, que cruza los brazos al hablar, es impuntual o va con la ropa sucia o arrugada, posiblemente no quiera ser contratada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CONOCE LAS POLÍTICAS DE PRIVACIDAD