Cómo preparo las entrevistas

Toda búsqueda de trabajo implica un ejercicio de reflexión sosegado y profundo sobre uno mismo. Sin engañarse ni pecar de autocomplacencia. Contestaré honestamente a estas preguntas:

  • ¿Cuáles son mis cualidades?
  • ¿Qué valores aporto?
  • ¿Cuáles son mis objetivos?
  • ¿Cómo ha transcurrido mi vida profesional?
  • ¿Qué es lo que me motiva?
  • ¿Hacia dónde me dirijo?
  • ¿Cuáles han sido mis realizaciones durante mi vida profesional?
  • ¿Cómo puedo sacar provecho de mis éxitos y fracasos?
  • ¿Cómo me relaciono con mis colegas/superiores, que dificultades tengo, qué habilidades poseo?.
  • ¿Necesito formación complementaria, cómo puedo aumentar mis capacidades?
  • ¿Mi proyecto profesional es factible? ¿Cuáles son sus pasos?.

Esta reflexión conseguirá un efecto muy beneficioso en mí: me valoraré justamente renovando la confianza en mi mismo, asumiendo mi personalidad y trayectoria. Así cuando tenga que hablar sobre ellas sabré encontrar las palabras adecuadas para convencer de mi valía.

Tras este ejercicio me documento sobre la empresa y sobre el sector al que pertenece. Acudo a la Cámara de Comercio, Asociaciones, Biblioteca/Hemeroteca, consulto las revistas especializadas o generales de economía como Actualidad Económica, y Manuales (Fomento, Dicodi, etc). Y por supuesto a través de Internet consigo información muy valiosa. Asimismo la mayoría de las empresas editan sus propios catálogos que pueden conseguirse con relativa facilidad. No me limito a saber los datos de facturación de la empresa y el número de personas que trabajan en ella, intento recopilar el máximo de información sobre las tendencias del sector al cual pertenece y las empresas competidoras. Si tengo a amigos trabajando en el sector no dudo en preguntarles.

Si se trata de una empresa con productos, me informo sobre sus líneas, sino de los distintos servicios. También de sus precios y posicionamiento en el mercado. Trato de visualizar el posible puesto a cubrir, lo que requiere y, aún más, mi posible contribución desde éste a la evolución de la empresa. Si el origen de mi entrevista es la contestación a un anuncio, lo leo varias veces y pienso detenidamente en mis cualidades para cada punto que se destaque. Esto me ayudará a responder adecuadamente durante la entrevista.

Si por el contrario se trata de una candidatura espontánea tengo bastante terreno ganado. Porque aunque no haya un puesto concreto para mí en ese momento en la empresa mi Curriculum Vitae y carta de presentación han sido capaces de suscitar interés. El mundo laboral deja poco tiempo libre. Así que nadie va a plantearse invertir media hora o más charlando conmigo si no tiene algún interés, aunque este no se traduzca en una propuesta inmediata.

Finalmente preparo bien las respuestas a las posibles preguntas. Conozco la rutina. Pueden parecerme típicas pero no por ello dejarán de hacérmelas.

  • ¿Por qué estudió tal carrera? ¿Volvería a estudiarla?
  • ¿Cuáles son sus objetivos a corto/largo plazo?
  • ¿Por qué le interesa nuestra empresa/este puesto?
  • ¿Qué le gusta/disgusta de una empresa grande/pequeña?
  • ¿Cuáles son sus puntos fuertes y débiles? 0 ¿Cuál es su mejor cualidad y su mayor defecto?
  • ¿Qué es importante para usted en un trabajo?
  • ¿Qué aficiones tiene
  • ¿Cuánto dinero quiere ganar?

592x471

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CONOCE LAS POLÍTICAS DE PRIVACIDAD