Cómo prepararse para una entrevista de trabajo

  1. Es m

    uy importante preparar el lugar de la entrevista. No es recomendable hacerlo en pijamas y acostado en la cama. Hay que aparecer bañados, bien peinados y el lugar en el que vamos a hacer la entrevista debe verse limpio y ordenado. El consejo parece obvio, sin embargo, muy frecuentemente la segunda llamada no llega porque nadie se hizo cargo de este detalle esencial.

  2. Los entrevistadores aprecian la soltura y la autenticidad, sin embargo, es muy importante cuidar las formas: el lenguaje que se va a utilizar, la forma de vestir que debe ser de acuerdo a la cultura organizacional de la empresa a la que se aspira a entrar. Evidentemente, el lenguaje que utilizamos para expresar nuestras ideas debe ser claro y profesional. Hay que tener mucho cuidado con el uso de coloquialismos y evitar palabras ofensivas y groserías.

  3. Es muy importante hacer una confirmación de la cita, tanto del horario, la duración y la plataforma que se utilizará para llevar a cabo la entrevista. Es muy importante verificar los datos sobre el entrevistador, ser puntual y tener todo a punto. Si la entrevista es presencial hay que saber llegar al lugar, si es virtual hay que hacer pruebas antes: verificar si el micrófono sirve, si la cámara está a punto.

  4. La imagen que se debe proyectar es la de un profesional, por lo tanto, hay que tener una cuenta con ese perfil. Hay que evitar las típicas de paletadechocolate@unicorniodebombon.com . Lo mejor es tener una con nombre y apellido.

  5. Practicar la entrevista es una buena idea. Ensayar implica haber revisado todos los temas que le interesa que su entrevistador conozca, para que no se vayan a quedar en el tintero en la plática.

  6. Es esencial estar enfocado y no permitirse distracciones. Si por alguna razón, a lo largo de la entrevista sufren alguna interrupción, es muy importante que el entrevistado continúe con el hilo de lo que está contando. Es responsabilidad del entrevistado dar a conocer la información que lo haga el candidato ideal.

  7. Escuchar bien las preguntas y contestar con precisión es importante. Hay que evitar irse por las ramas o dar demasiado detalles. A los entrevistadores les gusta conocer resultados medibles y no quieren escuchar historias interminables y detalladas.

  8. Dejar hablar al entrevistador es importante y para ello es vital estar en control de las palabras, dejar los nervios atrás y tener los oídos atentos. Una gran parte del éxito de las entrevistas de trabajo se construye cuando estamos oyendo y entendiendo lo que nos dicen. Cuando somos capaces de procesar una pregunta y le damos su tiempo a quien está frente a nosotros.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CONOCE LAS POLÍTICAS DE PRIVACIDAD