8 pasos a seguir para buscar trabajo

1. Investiga y conoce el mercado

Mira a lo que se dedica otra gente con tu mismo nivel de experiencia y tu misma carrera, y busca oportunidades similares. Echa un ojo a sus perfiles de las diferentes bolsas de trabajo y búscalos en twitter.o facebook

Investiga también sobre la industria donde te quieres colocar: apréndete cuáles son las empresas más relevantes dentro de ella, y averigua cosas sobre su cultura empresarial, historia, etc. Esta información te mantendrá concentrado/a en tu objetivo, y te ayudará mucho cuando llegues a la fase de entrevistas personales.

2. Busca, busca, busca y busca más

Utiliza motores de búsqueda de empleo mayoritarios como infojobs o monster, pero usa también otros más minoritarios y/o locales. Buscar en los periódicos o directamente en las webs de las empresas puede sonar desfasado, pero siguen siendo herramientas que funcionan muy bien. Y recuerda: muchas ofertas no se publican, de hecho solo alrededor del 20% de ellas llegan a publicarse.

3. Construye una red de contacto y ¡Utilízala!

¡Por esto precisamente es por lo que tu red de contactos es esencial! Teniendo en cuenta que muchas ofertas de trabajo no llegan a ver la luz ni en páginas equivalentes, no es tanto lo que sepas, sino a quién conozcas. Habla con tus amigos, familia, vecinos, etc. y consúltales si saben de manera directa o indirecta acerca de ofertas de empleo dentro de la industria donde te quieres colocar. Los responsables de contratación de las empresas preferirán más optar por alguien que viene con una recomendación personal que por alguien que viene sin ella. Eso es un hecho.

4. Construye tu perfil digital

No tiene ningún sentido enseñar a tu futuro empleador tus fotos de Facebook de la fiesta a la que fuiste el fin de semana pasado. No creo que esto le vaya a impresionar mucho. Asegúrate de configurar como privados todos los perfiles sociales que consideres que efectivamente son privados. Lo mismo atañe a Twitter y a Instagram, a no ser que utilices estas redes para networking o para compartir información de carácter profesional, en cuyo caso puede que incluso te interese resaltar tu presencia en estas redes. Recuerda: los responsables de recursos humanos de las empresas te van a buscar en Google

5. Adorna tu currículum

Pon solo experiencias que sean relevantes para el puesto que intentas conseguir. Aunque puedes mencionar aquel trabajo de verano en un puesto de hamburguesas, si consideras que algunas de las habilidades que ganaste en el mismo pueden ayudarte a desarrollar el trabajo que te interesa ahora (por ejemplo, podría ayudarte para un puesto de atención al cliente o de ventas). También puedes mencionar actividades extracurriculares o de voluntariado, que darán valor añadido a tu perfil, incluso si tienes poca experiencia de trabajo. Asimismo, haz un currículum que sea fácil de leer, que esté bien organizado (máximo 2 páginas) y sin errores gramaticales, de deletreo o tildes. Y si tu dirección de email es algo así como arcoirisrosa@gmail.com, es buena idea que te abras otra cuenta de email para buscar trabajo. De hecho, si te sientes identificado con esta dirección de email, no pierdas ni un segundo.

6. Escribe una carta de presentación

Esta es la oportunidad de explicar lo que no pudiste en tu CV. Piensa que es como una carta de amor para tu futuro empleador. No escribas solo “yo, yo, yo”, sino “tú y yo”. Destaca qué es lo que vas a aportar al puesto, y concéntrate en cómo vas a crecer y obtener resultados juntos. Impresiónalo y sé conciso. Nadie va a leer una carta de presentación de 2 hojas y 10 párrafos.

7. Haz seguimiento (pero que tampoco parezca que estás desesperado)

Deberías saber algo entre 2 a 4 semanas después de haber enviado tu Currículum. Si no es así, llamar o mandar un email mostrará tu interés por el puesto, y por supuesto es algo positivo. Pero tampoco te pases llamando sin parar porque puede parecer que estás desesperado/a. Y a nadie le gustan los desesperados.

8. Hora de celebrar – ¡tienes trabajo! (O supera un no) Que te digan que no es un trago difícil. Y durante la búsqueda de trabajo, desafortunadamente recibir un “no” es de lo más común. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CONOCE LAS POLÍTICAS DE PRIVACIDAD