TU ENTREVISTA LABORAL

Nervios. Es natural sentirte nervioso al entrevistar. Pero recuerda: Tienes las habilidades que el empleador necesita. La entrevista es tu oportunidad para demostrar cómo esas habilidades serían una buena opción para el trabajo.

Para reducir el nerviosismo, los entrevistadores recomiendan obtener una buena noche de sueño y el mantenimiento de tu rutina habitual de mañana. Si nunca comes el desayuno, por ejemplo, no coma una comida grande de la mañana en el día de la entrevista. También recomiendan ponerte en una actitud positiva antes de la entrevista llamando a la mente algunas de tus memorias más felices o momentos de mayor orgullo.

Primeras impresiones. Una entrevista en persona comienza desde el momento de tu llegada. Todos los que conoces, desde la recepcionista hasta el director de recursos humanos, formará una impresión de ti. Para asegurar la impresión sea positiva, hay que recordar que tus palabras y gestos afectan la forma en que te perciben los demás.

  • Al saludar a la gente, sonreí y da la mano.
  • Haz contacto visual y mantén una buena postura.
  • No utilices vernáculo o des respuestas bruscas de una sola palabra.
  • No mastiques chicle, muerdas tus uñas, o utilices tu teléfono.

Hacer una impresión positiva es tan importante durante la entrevista remota. Recuerda hablar con claridad y escuchar con atención, tal como lo harías si estuvieras con el entrevistador en persona. Incluso si nadie puede verte, tu voz revela actitudes y la confianza; a veces, sentarte con la espalda recta ayuda a proyectar el entusiasmo.

La cortesía estándar es importante porque en una entrevista el entrevistador sabe poco acerca de ti. Por ejemplo, no presuma que puedes utilizar el nombre de tu entrevistador sólo porque la atmósfera empresa es relajada.

Respondiendo a preguntas. Después de las introducciones, el entrevistador puede explicar el trabajo con más detalle, discutir la compañía, o iniciar una conversación amistosa. El entrevistador a continuación puede hacer preguntas para medir qué tan bien puedes llenar el puesto.

Al responder al entrevistador, evita respuestas vagas, tales como, “Quiero trabajar con la gente” (o animales, o los coches, o con lo que implica el trabajo). En lugar, describe las formas específicas en las que deseas trabajar con ellos, tal vez dando ejemplos de cómo lo has hecho con éxito en el pasado. Concéntrate en tus puntos fuertes, pero se honesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CONOCE LAS POLÍTICAS DE PRIVACIDAD