Entrevista en panel:

En la entrevista en panel, te encontrarás con que tú eres el único entrevistado y hay un grupo de entrevistadores. Se pretende evaluar desde distintos puntos de vista si su incorporación es positiva para la empresa y, de ser así, en que puesto encajaría más.
Deberás comportarte como en una entrevista normal, contestando a cada uno por separado, mirando a los ojos, calmado y sonriente. Intenta sentirte como parte de un grupo de conocidos y actua de esa manera.

Entrevista en grupo:

Aquí encontrarás muchos entrevistados y uno o varios entrevistadores. El objetivo de este tipo de entrevistas es medir el liderazgo innato en los candidatos, la forma como se interrelaciona con el grupo, y/o características más de comportamiento.

Entrevista telefónica:

En este tipo de entrevistas se pretende hacer una preselección antes de ir a una entrevista personal. Tiene la ventaja que produce menos nerviosismo, pero tiene la desventaja que no sabes quién te entrevista y que no puedes usar tu presencia como una ventaja.
Si pretenden hacerte una entrevista telefónica y te toman por sorpresa sin estar preparado, da alguna excusa como “perdone pero estaba saliendo en este momento” o “que no puedes hablar en ese momento” y que te confirme en qué otro momento se podría realizar, asegurándote de obtener el nombre de la persona con la que vas a hablar. A partir de ahí repasa tu Curriculum Vitae, tus notas sobre esa empresa, el anuncio de la oferta de empleo y te preparas mentalmente para ser entrevistado. Si, por el contrario, lo único que quieren es hacerte unas pequeñas preguntas para filtrar candidatos antes de la entrevista, comportate de modo natural y distendido, demostrando siempre que tienes mucho interés en trabajar para ellos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CONOCE LAS POLÍTICAS DE PRIVACIDAD